Este sitio no continuará actualizándose. Todos los artículos se encuentran aún disponibles en el siguiente espacio.

Regístrate con tu red social favorita para dejar tus comentarios, compartir y marcar tus favoritos.

 
 
 
 

En el estadio principal, aclama una multitud de miles de personas. El ambiente está cargado de tensión, como si fuera un partido de fútbol o una competencia de gladiadores. Sin embargo, los diez mil espectadores miran dos cabinas en las que unos jóvenes están sentados en hileras, prácticamente inmóviles.

La cabeza de un joven se inclina ocasionalmente mientras observa una pantalla en silencio sepulcral; se nota la tensión en su rostro. En la pantalla aparece una rápida secuencia de videojuego, donde magos y guerreros se golpean hasta convertirse en papilla.

Su oponente apenas se mueve, al igual que él. La multitud es la que anima el ambiente. Es evidente que están familiarizados con cada uno de los personajes, desde los gigantes de roca hasta los diminutos secuaces. Cuando uno de los jugadores comete un error, se oye la bocanada de aire de los miles de espectadores.

 
 

El pozo del premio para una nueva final de batalla de fantasía, con Dota 2 como videojuego invitado especial, llegó a superar los 10 millones de dólares, después de que los jugadores de todo el mundo formaran un club para comprar elementos propios del juego (más que nada adornos inservibles adquiridos con dinero real) con el objetivo de asegurar que el pozo del premio batiera el récord. Los mismos jugadores esperaban ansiosos la llegada de los torneos de apuestas fuertes de hoy en día. Son más de 5 los jugadores principales que ganaron más de un millón de dólares cada uno en los últimos dos años. Muchos de los espectadores sueñan con convertirse ellos mismos en profesionales.

Peter “PPD” Dager, el genio malvado, tuvo su primera experiencia de primera mano en un juego de alto nivel, en el que salió tercero como invitado de este año y ganó un millón de dólares para su equipo. Sin embargo, a pesar de competir frente a multitudes enormes por premios incluso mayores, dice que el juego profesional sigue siendo un interés de sectores exclusivos.

“No creo que sea algo tan masivo”, explica. “Es decir, cuando le cuento a la gente que me gano la vida jugando videojuegos me miran raro. Me parece que no me creen.”

Y aún así, el fenómeno emergente preocupa a las estaciones televisivas terrestres. La televisión convencional abandonó en gran parte los juegos. BSkyB había comenzado a transmitir y patrocinar la serie de campeonatos “Championship Gaming Series” con un gran despliegue y fanfarria en el año 2007. Pero colapsó en 2009: una víctima de la crisis de crédito.

 
 

Los servicios de televisión online como Twitch quebraron las barreras geográficas que solían impedirles a los jugadores de Occidente disfrutar de los deportes electrónicos. Twitch no depende de empresas occidentales que paguen sumas considerables por espacios publicitarios en el estadio. En cambio, el servicio retransmite juegos desde Asia, además de los torneos americanos y europeos emergentes.

En Corea del Sur, donde existe un Ministerio para Internet, se encendió la mecha por los deportes electrónicos a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000. El juego de estrategia Starcraft rápidamente se convirtió, en efecto, en el deporte nacional de Corea del Sur. En 2005, en el estadio Busan de Corea del Sur, 120 mil personas observaron un juego de Starcraft: fue la mayor audiencia de entre todos los eventos deportivos coreanos.

Jordan “Jurd” Crowley, de 19 años, es el capitán del equipo (y se describe a sí mismo como la “columna vertebral”, “backbone”, en inglés) de uno de los equipos principales de Call of Duty irlandeses. Dice que el ambiente con respecto a su “deporte” cambió notablemente en los últimos meses. “Hace alrededor de un año, los deportes electrónicos de repente se volvieron profesionales”, comenta. “Antes, cuando entrabas, encontrabas grupos de personas que quizá ya conocías. De golpe se convirtió en un fenómeno mundial. En lo personal, me encanta el clima que se crea. Los seguidores que rugen y el entusiasmo de los comentaristas... se siente como un deporte real, no como algo que sale de una consola de juegos. Siempre piensas en la gente que está mirando desde su casa mientras compites.

 
 
 
 

No quieres decepcionar a tus seguidores: ellos son la razón por la que puedes hacer del juego una profesión sustentable.”

El público de los juegos es de todas partes del mundo, y mirar imágenes con frecuencia supera los eventos de deportes “reales”, incluyendo los Juegos Olímpicos de invierno. Desde 2010, la cantidad de deportes electrónicos que se miran en todo el mundo aumentó 1557%.

“Si eres el mejor en tu juego y tienes la suerte de que sea un juego muy popular, puedes llegar a ganar una cantidad de dinero que te cambiará la vida,” agrega Gregg Baker, Director de la Comunidad de giffgaff, una red móvil que lanzó los torneos de League of Legends en el Reino Unido. “Los mejores equipos del mundo compiten por pozos de premios multimillonarios en Corea del Sur y otras partes del mundo. Si le sumas lo que aportan los patrocinadores (uno de los mejores equipos del Reino Unido, Team Dignitas, está patrocinado por Intel), pronto podrás empezar a ganar un salario de hasta 1 millón de dólares anuales si eres el número uno de tu área.

El éxito de los grandes equipos en general está directamente impulsado por los seguidores. Los más obstinados se hacen tatuar los logotipos del equipo en el cuerpo. Otros hacen donaciones y se suscriben a los canales de Twitch, tanto de equipos grandes como pequeños. Con una cultura que está floreciendo económicamente sin la presencia de los patrocinadores tradicionales (es decir, los que no tienen que ver con la tecnología), las marcas parecen desesperarse por arrojar dinero a los equipos de juego y convertir a los profesionales en auténticas estrellas.

“Puede ser glamoroso”, dice Baker. “Antes del comienzo de un partido de fútbol en Corea del Sur, llevaron a un equipo de deportes electrónicos coreano al vestuario para alentar a los futbolistas, ya que ellos admiran a estos jugadores electrónicos profesionales. En el Occidente, cada vez más empresas tradicionales ahora buscan abrazar estas celebridades creadas recientemente.”

 

Cuando estás jugando con profesionales, debes sacar lo mejor de ti. Esfuérzate mucho, comunícate bien y muestra tus habilidades de pensamiento crítico. Si acostumbras jugar consistentemente con jugadores profesionales, desarrollarás una reputación. Tu mejor oportunidad para que te reconozcan es que tengan una buena opinión sobre ti.

Ser un jugador profesional es más un estilo de vida que una ocupación. Deberás tener un programa de prácticas, compromisos con los patrocinadores y hasta te pueden pedir que te mudes a una casa con los demás miembros del equipo. Prepárate para darlo todo si esta es la verdadera profesión que deseas.

Los mejores de los mejores siempre llegarán a la cumbre. Busca siempre las maneras de perfeccionarte y mejorar. No puedes controlar las acciones de los miembros de tu equipo. Los mejores de los mejores siempre se enfocan completamente en cómo mejorar ellos mismos, no en culpar a los demás por sus errores.

Es muy distinto jugar como descanso de tus responsabilidades a que jugar sea tu responsabilidad principal. Esto suele agotar a muchos jugadores profesionales. Si quieres mantenerte un tiempo en la actividad, asegúrate de entender que es como trabajar de 60 a 80 horas semanales.

Estudia a quienes ya están en ese nivel. Estudia a los mejores jugadores y analiza qué cosas hacen que los diferencia del resto. Es esencial que lo comprendas y que puedas incorporarlo a tus propios juegos.

 
 
 
 
 

Baker dice que la clave para llegar a ser una estrella es la persistencia tenaz y elegir el juego correcto. En la actualidad, ciertos juegos como Dota 2, League of Legends y otros juegos de campo de batalla multijugador online (MOBA, por sus siglas en inglés) ya son populares, pero Baker cree que la popularidad de los juegos de carreras y de lucha también está creciendo. Un juego prometedor para ir involucrándose puede ser Heartstone, un juego de cartas de lanzamiento reciente que está adquiriendo seguidores con suma rapidez y que ya tiene más de 20 millones de descargas”, explica.

Los mismos jugadores profesionales les reiteran a los aspirantes prometedores que no es nada fácil llegar a esa posición, ni tampoco mantenerla. Los equipos como Fariko Dragons eligen a los mejores en competencias despiadadas al estilo de luchas de gladiadores, donde todos los grupos de jugadores que deseen pueden invitarse a participar en torneos internos e intentar derrotar a un equipo Dragons para lograr su admisión. Hay tres niveles de equipos Fariko: Yin, Yang y Dragons. Los Dragons, cuidadosamente seleccionados, compiten con otros equipos por dinero. Los otros dos grupos luchan constantemente para obtener su lugar entre los Dragons. Para los ex profesionales, existen otras opciones en la industria, como ser comentaristas o representantes de aspirantes prometedores. Pero el tiempo para hacer algo que marque una diferencia es extremadamente limitado. Muchos jugadores ya están “gastados” cuando llegan a los 25 años.

 
 

Sin embargo, el genio malvado Dager argumenta que las posibilidades para los jugadores se multiplicaron en los últimos dos años.

“Definitivamente creo que el juego electrónico ahora es una carrera viable”, dice. “Es una industria que crece con una rapidez increíble. Hace tres o cuatro años no éramos nada y ahora es legítimo, es decir, muchos jugadores tienen salarios más altos que si hubieran estudiado cuatro años en la universidad. No cabe duda de que la incertidumbre laboral es mayor porque la industria todavía es tan incierta, pero ahora mismo no encuentro ninguna razón por la que la industria no pueda seguir creciendo y los jugadores no puedan hacer una carrera, no solo jugando sino también seleccionando jugadores, representándolos, etc.”.

Los mejores jugadores del mundo siguen siendo asiáticos. Competir contra equipos de Corea del Sur, en particular, significa un enorme desafío. Los miembros de los equipos muchas veces acostumbran vivir juntos, como los que compiten en los Juegos Olímpicos, y practican hasta por 12 horas diarias. Se suele disuadir a los jugadores de entablar relaciones amorosas.

“La gente cree que es solo un juego,” dice Dager. “No entienden todo el trabajo que tenemos que hacer. Creen que mi vida es fácil, cuando en realidad es bastante estresante. En un día normal, en general juego entre cinco y diez horas.” Dager, de 21 años, dice que no le preocupa el agotamiento profesional, siempre y cuando pueda mantener el foco de atención en el juego. “Me encanta competir y, a menos que pueda encontrar ese mismo tipo de competencia en otra parte, no voy a dejar de hacerlo. En realidad no creo en el reloj de la edad. Mientras sea capaz de seguir concentrándome de lleno en Dota y eliminar otras distracciones, podré seguir jugando todo lo que quiera.”

 
 
 
Feature:  

Gamers: Una Carrera de $1.000.000

PG_topbanner

En el estadio principal, aclama una multitud de miles de personas. El ambiente está cargado de tensión, como si fuera un partido de fútbol o una competencia de gladiadores. Sin embargo, los diez mil espectadores miran dos cabinas en las que unos jóvenes están sentados en hileras, prácticamente inmóviles.

La cabeza de un joven se inclina ocasionalmente mientras observa una pantalla en silencio sepulcral; se nota la tensión en su rostro. En la pantalla aparece una rápida secuencia de videojuego, donde magos y guerreros se golpean hasta convertirse en papilla.

gladiadores

Su oponente apenas se mueve, al igual que él. La multitud es la que anima el ambiente. Es evidente que están familiarizados con cada uno de los personajes, desde los gigantes de roca hasta los diminutos secuaces. Cuando uno de los gamers comete un error, se oye la bocanada de aire de los miles de espectadores.

PG_parallax1

El pozo del premio para una nueva final de batalla de fantasía, con Dota 2 como videojuego invitado especial, llegó a superar los 10 millones de dólares, después de que los gamers
de todo el mundo formaran un club para comprar elementos propios del juego (más que nada adornos inservibles adquiridos con dinero real) con el objetivo de asegurar que el pozo del premio batiera el récord. Los mismos gamers esperaban ansiosos la llegada de los torneos de apuestas fuertes de hoy en día. Son más de 5 los gamers principales que ganaron más de un millón de dólares cada uno en los últimos dos años. Muchos de los espectadores sueñan con convertirse ellos mismos en profesionales.

Peter “PPD” Dager, el genio malvado, tuvo su primera experiencia de primera mano en un juego de alto nivel, en el que salió tercero como invitado de este año y ganó un millón de dólares para su equipo. Sin embargo, a pesar de competir frente a multitudes enormes por premios incluso mayores, dice que el juego profesional sigue siendo un interés de sectores exclusivos.

million_dolares

“No creo que sea algo tan masivo”, explica. “Es decir, cuando le cuento a la gente que me gano la vida jugando videojuegos me miran raro. Me parece que no me creen.”

Y aún así, el fenómeno emergente preocupa a las estaciones televisivas terrestres. La televisión convencional abandonó en gran parte los juegos. BSkyB había comenzado a transmitir y patrocinar la serie de campeonatos “Championship Gaming Series” con un gran despliegue y fanfarria en el año 2007. Pero colapsó en 2009: una víctima de la crisis de crédito.

PG_parallax2

Los servicios de televisión online como Twitch quebraron las barreras geográficas que solían impedirles a los gamers de Occidente disfrutar de los deportes electrónicos. Twitch no depende de empresas occidentales que paguen sumas considerables por espacios publicitarios en el estadio. En cambio, el servicio retransmite juegos desde Asia, además de los torneos americanos y europeos emergentes.

En Corea del Sur, donde existe un Ministerio para Internet, se encendió la mecha por los deportes electrónicos a fines de la década de 1990 y principios de la de 2000. El juego de estrategia Starcraft rápidamente se convirtió, en efecto, en el deporte nacional de Corea del Sur. En 2005, en el estadio Busan de Corea del Sur, 120 mil personas observaron un juego de Starcraft: fue la mayor audiencia de entre todos los eventos deportivos coreanos.

twitch

Jordan “Jurd” Crowley, de 19 años, es el capitán del equipo
(y se describe a sí mismo como la “columna vertebral”, “backbone”, en inglés) de uno de los equipos principales de Call of Duty irlandeses. Dice que el ambiente con respecto a su “deporte” cambió notablemente en los últimos meses.

“Hace alrededor de un año, los deportes electrónicos de repente se volvieron profesionales”, comenta. “Antes, cuando entrabas, encontrabas grupos de personas que quizá ya conocías. De golpe se convirtió en un fenómeno mundial. En lo personal, me encanta el clima que se crea. Los seguidores que rugen y el entusiasmo de los comentaristas… se siente como un deporte real, no como algo que sale de una consola de juegos. Siempre piensas en la gente que está mirando desde su casa mientras compites.

PG_parallax3

No quieres decepcionar a tus seguidores: ellos son la razón por la que puedes hacer del juego una profesión sustentable.”

El público de los juegos es de todas partes del mundo, y mirar imágenes con frecuencia supera los eventos de deportes “reales”, incluyendo los Juegos Olímpicos de invierno. Desde 2010, la cantidad de deportes electrónicos que se miran en todo el mundo aumentó 1557%.

“Si eres el mejor en tu juego y tienes la suerte
de que sea un juego muy popular, puedes llegar a ganar una cantidad de dinero que te cambiará la vida,” agrega Gregg Baker, Director de la Comunidad de giffgaff, una red móvil que lanzó los torneos de League of Legends en el Reino Unido. “Los mejores equipos del mundo compiten por pozos de premios multimillonarios en Corea del Sur y otras partes del mundo. Si le sumas lo que aportan los patrocinadores (uno de los mejores equipos del Reino Unido, Team Dignitas, está patrocinado por Intel), pronto podrás empezar a ganar un salario de hasta 1 millón de dólares anuales si eres el número uno de tu área.

El éxito de los grandes equipos en general está directamente impulsado por los seguidores. Los más obstinados se hacen tatuar los logotipos del equipo en el cuerpo. Otros hacen donaciones y se suscriben a los canales de Twitch, tanto de equipos grandes como pequeños. Con una cultura que está floreciendo económicamente sin la presencia de los patrocinadores tradicionales (es decir, los que no tienen que ver con la tecnología), las marcas parecen desesperarse por arrojar dinero a los equipos de juego y convertir a los profesionales en auténticas estrellas.

“Puede ser glamoroso”, dice Baker. “Antes del comienzo de un partido de fútbol en Corea del Sur, llevaron a un equipo de deportes electrónicos coreano al vestuario para alentar a los futbolistas, ya que ellos admiran a estos gamers electrónicos profesionales. En el Occidente, cada vez más empresas tradicionales ahora buscan abrazar estas celebridades creadas recientemente.”

PG_parallax4

5 Consejos de profisionales

La clave is la actitud.

Cuando estás jugando con profesionales, debes sacar lo mejor de ti. Esfuérzate mucho, comunícate bien y muestra tus habilidades de pensamiento crítico. Si acostumbras jugar consistentemente con gamers profesionales, desarrollarás una reputación. Tu mejor oportunidad para que te reconozcan es que tengan una buena opinión sobre ti.

Debes hacer sacrificios.

Ser un jugador profesional es más un estilo de vida que una ocupación. Deberás tener un programa de prácticas, compromisos con los patrocinadores y hasta te pueden pedir que te mudes a una casa con los demás miembros del equipo. Prepárate para darlo todo si esta es la verdadera profesión que deseas.

Enfócate en ti mismo, no en los demás.

Los mejores de los mejores siempre llegarán a la cumbre. Busca siempre las maneras de perfeccionarte y mejorar. No puedes controlar las acciones de los miembros de tu equipo. Los mejores de los mejores siempre se enfocan completamente en cómo mejorar ellos mismos, no en culpar a los demás por sus errores.

Prepárate para un cambio mental.

Es muy distinto jugar como descanso de tus responsabilidades a que jugar sea tu responsabilidad principal. Esto suele agotar a muchos gamers profesionales. Si quieres mantenerte un tiempo en la actividad, asegúrate de entender que es como trabajar de 60 a 80 horas semanales.

Aprende de los mejores.

Estudia a quienes ya están en ese nivel. Estudia a los mejores gamers y analiza qué cosas hacen que los diferencia del resto. Es esencial que lo comprendas y que puedas incorporarlo a tus propios juegos.

PG_parallax5

Baker dice que la clave para llegar a ser una estrella es la persistencia tenaz y elegir el juego correcto. En la actualidad, ciertos juegos como Dota 2, League of Legends y otros juegos de campo de batalla multijugador online (MOBA, por sus siglas en inglés) ya son populares, pero Baker cree que la popularidad de los juegos de carreras y de lucha también está creciendo. Un juego prometedor para ir involucrándose puede ser Heartstone, un juego de cartas de lanzamiento reciente que está adquiriendo seguidores con suma rapidez y que ya tiene más de 20 millones de descargas”, explica.

hearthsome

Los mismos gamers profesionales les reiteran a los aspirantes prometedores que no es nada fácil llegar a esa posición, ni tampoco mantenerla. Los equipos como Fariko Dragons eligen a los mejores en competencias despiadadas al estilo de luchas de gladiadores, donde todos los grupos de gamers que deseen pueden invitarse a participar en torneos internos e intentar derrotar a un equipo Dragons para lograr su admisión. Hay tres niveles de equipos Fariko: Yin, Yang y Dragons. Los Dragons, cuidadosamente seleccionados, compiten con otros equipos por dinero. Los otros dos grupos luchan constantemente para obtener su lugar entre los Dragons. Para los ex profesionales, existen otras opciones en la industria, como ser comentaristas o representantes de aspirantes prometedores. Pero el tiempo para hacer algo que marque una diferencia es extremadamente limitado. Muchos gamers ya están “gastados” cuando llegan a los 25 años.

PG_parallax6

Sin embargo, el genio malvado Dager argumenta que las posibilidades para los gamers se multiplicaron en los últimos dos años.

“Definitivamente creo que el juego electrónico ahora es una carrera viable”, dice. “Es una industria que crece con una rapidez increíble. Hace tres o cuatro años no éramos nada y ahora es legítimo, es decir, muchos gamers tienen salarios más altos que si hubieran estudiado cuatro años en la universidad. No cabe duda de que la incertidumbre laboral es mayor porque la industria todavía es tan incierta, pero ahora mismo no encuentro ninguna razón por la que la industria no pueda seguir creciendo y los gamers no puedan hacer una carrera, no solo jugando sino también seleccionando gamers, representándolos, etc.”.

solo_juego

Los mejores gamers del mundo siguen siendo asiáticos. Competir contra equipos de Corea del Sur, en particular, significa un enorme desafío. Los miembros de los equipos muchas veces acostumbran vivir juntos, como los que compiten en los Juegos Olímpicos, y practican hasta por 12 horas diarias. Se suele disuadir a los gamers de entablar relaciones amorosas.

“La gente cree que es solo un juego,” dice Dager. “No entienden todo el trabajo que tenemos que hacer. Creen que mi vida es fácil, cuando en realidad es bastante estresante. En un día normal, en general juego entre cinco y diez horas.” Dager, de 21 años, dice que no le preocupa el agotamiento profesional, siempre y cuando pueda mantener el foco de atención en el juego. “Me encanta competir y, a menos que pueda encontrar ese mismo tipo de competencia en otra parte, no voy a dejar de hacerlo. En realidad
no creo en el reloj de la edad. Mientras sea capaz de seguir concentrándome de lleno en Dota y eliminar otras distracciones, podré seguir jugando todo lo que quiera.”

final

 
Si, deseo que me envíen las
últimas novedades de ESET

¿Quieres recibir las mejores historias de Go Explore mensualmente? Ingresa tu dirección de correo electrónico aquí para suscribirte

¿Viste algo increíble en la web?
¿Viste algo increíble en la web?